Skip to content

Conoce las ventajas de la Formación In Company para tu empresa

Conoce las ventajas de la Formación In Company para tu empresa

En la actualidad, uno de los grandes retos a los que se enfrentan la mayoría de las organizaciones es la gestión de personas dentro de su propia compañía. Desde hace un tiempo, hay un interés cada vez más alto por las ventajas de la formación in company, un modelo que busca, por un lado, retener el talento y capacitar a los trabajadores, mientras que, por otro lado, también sirve para ahorrar costes de contratación de personal externo.

Según Infoempleo, alrededor de una de cada tres empresas españolas, antes de la pandemia ya realizaba alguna actividad de este tipo. Sin embargo, en este último año parece haberse estancado este aumento, a pesar del importante incremento de la demanda de formación tecnológica en este tiempo: nada menos que el 85% de los trabajadores españoles, según un estudio elaborado por Cisco.

Son muchas las empresas que al inicio de un nuevo año se plantean el formar o capacitar a sus trabajadores, para alcanzar nuevas metas o lograr objetivos concretos, pero a la hora de elegir el formato de impartición óptimo, surgen las dudas.

¿Cuáles son las ventajas para las empresas de la Formación In Company?, ¿exactamente que aporta a una empresa?

Además de los citados ahorros de costes y la mayor adecuación de un empleado a su puesto de trabajo, existen una serie de ventajas de la formación In Company:

  • Participación: la formación In Company puede ser la mejor manera de fomentar la participación de la plantilla en la empresa, así como su alineación con los objetivos generales.
  • Descubrir nuevos nichos de mercado: gracias a esta gestión de personas se consigue que los trabajadores estén más preparados para aportar nuevas ideas para la empresa, proponer nuevos objetivos, e incluso abrir nuevos nichos de mercado.
  • Personalización: se adaptan los contenidos a la realidad de la marca o empresa. Se trata de un plus que ayuda a asimilar los conceptos y los dota de una aplicación práctica.
  • Obtención de resultados tangibles: La inversión realizada con estos tipos de formación revierte rápidamente en resultados tangibles para la empresa, ya que se cubren necesidades específicas orientadas a la consecuencia de objetivos concretos.
  • Comodidad: las horas lectivas se imparten en los horarios menos lesivos para la empresa, por lo que se minoran los costes derivados de que los participantes en la formación no estén en la cadena productiva.
  • Motivación y fidelización de la plantilla: gracias a estas acciones a los empleados se les muestra que se está invirtiendo en su formación y que se les valora, lo cual redunda en un claro incremento de su motivación y fidelización por la empresa.
  • Rentabilidad: Como ya hemos mencionado anteriormente, una de las grandes ventajas es la posibilidad de rentabilizar esa inversión en formación, ya que permite retener talento, cualificarlo para puestos superiores y no tener que buscar nuevos perfiles.
  • Mejor adaptación a los cambios del mercado: La creación y consolidación de una plantilla fuerte repercute positivamente en incrementar la capacidad de la empresa para responder de forma más ágil y efectiva a los cambios del mercado y, por tanto, favorece a ser más competitivos.
  • Mayor asimilación de conceptos: al impartirse la formación en un ambiente cercado para el trabajador, de forma indirecta estamos favoreciendo a una mayor y mejor asimilación de los contenidos formativos, dado que se encuentran en un ambiente conocido y, por tanto, menos estresante.

Por todo ello, la formación In Company supone una de las grandes apuestas de las compañías en estos momentos, especialmente debido a la altísima demanda derivada de la necesidad de adquirir nuevas competencias digitales por parte de la mayoría de los trabajadores. Ese reciclaje formativo, que en otro tiempo era cosa de terceros, se ha demostrado más efectivo y rentable si se organiza de manera interna.

Claves para que la Formación In Company reporte el máximo resultado en la empresa

Por último, para que este tipo de formaciones reporte el máximo beneficio a la empresa, es esencial que la acción formativa reúna los siguientes requisitos:

  • Establecer objetivos al inicio de esta, a ser posible que estos sean de carácter cuantitativo, además de unas herramientas de evaluación, tanto durante la formación como a su finalización.
  • Planificación de forma correcta, teniendo en cuenta los picos de trabajo y las casuísticas de cada empresa.
  • Mantenimiento en el tiempo, fijar acciones para la consolidación de los resultados obtenidos y que, de esta forma, la acción formativa no se quede en algo puntual.
  • Asignación de mentores dentro de la organización, que sean los encargados de mantener los resultados logrados a largo plazo.

Compartir:

Compartir en facebook
Facebook
Compartir en twitter
Twitter
Compartir en pinterest
Pinterest
Compartir en linkedin
LinkedIn

Noticias relacionadas

Rellena el formulario y te contactaremos lo antes posible

Te llamamos sin compromiso

Abrir chat
Global Lean
Hola,
Gracias por contactar con Global Lean. Déjanos el mensaje y te atenderemos lo antes posible.